¿Son nuestros finos los champagnes españoles?

Todos partimos de la idea de que el equivalente a la Champaña son nuestros cavas. No es mal punto de partida, por supuesto. Pero hoy quiero dar un punto de vista alternativo a todo esto. Aún arriesgándome a que alguien me vapulee. Pero hay ciertas cosas que pese a elaborarse con el mismo método, no me cuadran tanto. Me estoy metiendo en muchos charcos a la vez, y ahora a ver como hago para salir de todos ellos.

Ayer probando este fino me vinieron muchos recuerdos y aromas que también encuentro presentes en los champagnes. Piel de naranja, masa de pan, lichis (¿he dicho lichis?) y frutas blancas en licor o albaricoques maduros, algo de vainilla, orejones y pan de bollo. Aromas muy vinculados a la levadura y al velo de flor. Pero también vinculados a los champagnes. Este fino no me dio aromas a ebanistería, ni a frutos secos, ni a lacas o pinturas que muchos vinos de Jerez tienen. Al menos no tan presentes como en otros vinos que he probado del marco, y ya son unos cuantos. De ahí que sacara una relación directa con algún champán.

urium
El Fino origen de mi  delirio

Os cuento mis pensamientos, algo muy loco y que seguramente alguien que sepa mucho más que yo me lo rebata y me lo tire por los suelos y me deje a la altura del betún:

– La primera gran semejanza entre Jerez y la Champaña son los suelos. En los dos enclaves se dan suelos calizos y la composición además es parecida. Suelos de albariza en el marco, sobre todo en el interior, ya que las zonas costeras son más arcillas y arenas. Y suelos de creta en la Champaña. Ambos dos coinciden en su origen como fondo marino. Además son dos suelos porosos y con cualidades de retención para con el agua muy parecidas. La planta, por lo tanto, puede adquirir agua y nutrientes de forma parecida estos suelos. Por lo que el aporte a la baya y al mosto va a ser parecido en las dos zonas. Los suelos calizos además marcan mucho el carácter del mosto y del vino. Dotándolos de características propias, que puede que en próximos post nos liemos a discernir.

– Es verdad que partimos de dos uvas muy diferentes, la chardonnay y la palomino. Ambas uvas propias o endémicas del lugar donde se plantan. No se ahora mismo el origen de cada una de las castas, pero seguramente cada uno de los dos tipos sean las mejores adaptadas a los climas de cada sitio. Su carácter, además, es parecido. Uvas muy neutras que “se dejan influir” por los suelos y las crianzas. Muestran muy bien el carácter del suelo, en este caso el suelo calizo de ambos lugares. Pero aquí surgen dos de los grandes problemas. El ciclo vegetativo es totalmente diferente entre las dos variedades, ciclo medio en caso de la palomino y corto o muy corto en el caso de la chardonnay. Y la segunda gran diferencia es la época de maduración. En caso de la palomino se vendimia desde mediados a finales de Agosto o incluso años a principios de Septiembre pero es muy muy muy raro. Mientras que la chardonnay se suele vendimiar desde Septiembre, a veces incluso a mediados de Septiembre si el año ha sido pobre en insolación. El punto de maduración, en el momento de la vendimia, suele ser más alto el de la palomino que el de la chardonnay. O sea, que la chardonnay se suele recoger generalmente más verde que la palomino.

– Otra característica muy parecida es el tipo de crianza. En Jerez se lleva a cabo el método de criaderas y soleras de donde se realiza una saca y se homogeneiza el vino. Mientras que en Champaña tienen grandes cuvées para homogeneizar las cosechas y vinos, lo que se conoce como assemblage. Estos cuvees se alimentan siempre de mostos del año y surten a toda la producción del carácter principal del vino. Al igual que en Jerez con el sistema de criaderas y soleras, que la homogeneización y rocíos son constantes y la solera siempre suele comportar un mismo carácter. En la Champaña también se elaboran millesimé, que no pertenecen a ninguna cuvee. Son los champagnes horizontales o de añada. Se unifican pagos y viñas de esa añada por separado a la cuvee. Este tipo de elaboración sí difiere con la de ensamblaje tradicional que comparten Jerez y Champaña y es una de las grandes diferencias entre los dos lugares.

– Otra semejanza es el grado alcohólico con el que se recogen las uvas. Parecidos, alrededor de los 12ºC para la chardonnay y 13º para la palomino. La palomino madura no suele dar un grado alcohólico grande al igual que la chardonnay. Normalmente se le suele añadir azúcar a  los mostos de chardonnay mediante la chaptalización para ayudarla a hacer la fermentación alcohólica por los escasos azúcares que aporta, mientras que a la palomino se la encabeza y añade el alcohol vínico. De una u otra forma al final se le sube el grado alcohólico al mosto o al mosto ya fermentado ya sea por adición de azúcares o la adición de alcohol vínico.

– Otra gran similitud es el carácter de los vinos. Sustancialmente secos. Con poquísimo azúcar residual. La flor se come todo el azúcar y finalmente nos encontramos con vinos extremadamente secos. En cuanto al champán, de por sí el mosto tiene poco contenido en azúcares y tras la fermentación hablamos de vinos bruts, o secos, con menos de 5 gr. de azúcar residual. En definitiva, vinos con una proporción de azúcar muy parecidos entre sí.

Largas crianzas en ambos tipos de vinos. Tanto los cuvees como los vinos que pertenecen al año (millésimée) en Champagne son vinos con 3/4/5 e incluso más años de crianza en roble. Al igual que el fino, que solemos hablar de una transición de 5 años, aproximadamente, entre la última criadera y la solera. Y eso sin contemplar el periodo que ha estado sobretablas, que suele estar entre 6 meses y el año bajo velo de flor. Es verdad que hay aquí hay cierto truco. El champán casi toda su crianza la realiza en la botella, mientras que los jereces lo hacen en barrica.

Velo de flor y la autolisis. Básicamente la autolisis se produce por la muerte de las levaduras y la posterior rotura de la pared celular. El fino y la manzanilla se tiran en contacto con las levaduras mucho tiempo, y es por ello que también sufren este proceso de autolisis. Levaduras que mueren y liberan sus aromas al vino. Aunque es verdad que la flor sigue viva durante muchos años, pero como en cualquier ser vivo, hay una renovación y de levaduras constantemente, y puede que esa autolisis esté en permanente funcionamiento. Esta es una parte común en la crianza de ambos tipos de vino. El constante  contacto con las levaduras vivas y muertas. En Champaña este proceso se produce durante la segunda fermentación en la botella, las levaduras consumen todo el azúcar que aún les queda y van muriendo progresivamente y rompiendo sus paredes nucleares liberando aromas.

Y todo esto sí nos puede llevar a pensar que lo que estoy escribiendo es una auténtica locura. Por lo tanto, vamos a sacar ciertas diferencias, al menos las más evidentes y palpables. Ya que me vais a llamar loco…

Diferencias:

– La primera y más evidente es el carbónico. Una característica distintiva del champán es su carbónico diluido. Algo inexistente en el fino. Hasta ahora no conozco ningún fino con carbónico. Y no sé hasta qué punto este experimento sería ideal. Pero no es menos verdad, que hay muchos champañas con un carbónico casi testimonial, o tan patente como pareciera. Hay algunos que es difícil detectárselo en la boca, y que parecen más vinos secos, que espumosos.

– La segunda gran diferencia es la acidez de las dos uvas y por correspondencia de los vinos resultantes. Baja o muy baja en caso de los finos, y alta o muy alta en el caso de los champañas. Esto es así, es una característica de las dos uvas. Acidez en caso de la chardonnay y muchísimo menos en los mostos de Jerez. Este es un tema realmente muy importante y diferenciador entre los dos tipos de vino.

Glicerina. Desconozco el contenido medio total de los Champañas de glicerol. Lo he estado buscando, pero no encuentro ningún índice de glicerina para comparar con el fino. Lo que está claro que tanto el azúcar como el glicerol en finos y manzanillas es prácticamente inexistente. La flor se come estos dos compuestos. Por lo que en el fondo el vino resulta seco o muy seco en la boca.

La flor. Algo muy “exclusivo” de Jerez y de sus vinos de crianza biológica. De todos es sabido que las levaduras son las grandes protagonistas de las fermentaciones, pero sobre todo de las jerezanas, y por lo tanto de ceder aromas y sabores a los vinos. De todos es sabido el número de levaduras existentes, y que cada tipo genera y modifica compuestos, polifenoles y alcoholes de maneras muy diferentes. Este aspecto tan evidente en finos y manzanillas es un carácter diferenciador tremendo, porque prácticamente su vida como fino y se establece en simbiosis directa con las levaduras del velo de flor. Y esto le concede un carácter casi único en el mundo.

Segunda fermentación. Normalmente los espumosos realizan una segunda fermentación en botella por la adición de licor de tiraje para que las levaduras realicen el cambio del vino seco a un vino espumoso, o sea, un vino con carbónico disuelto. Este proceos es otro de los grandes diferenciadores en el proceso entre jereces y champañas.

Bueno, pues ya veis a las conclusiones que he llegado. Al menos espero que os sirvan y que no me matéis por ello, ni por el ladrillo que me he cascado. Tampoco pretendo hacer nada científico ni crear cátedra. Solo es alguna reflexión, en la que puedo estar equivocado, pero que ayer probando se me ocurrió. Tampoco es mi intención comparar dos vinos emblemáticos a nivel mundial. Espero que os guste, y si no, me poneis a caer de un burro.

Saludetes

 

Corregidas ciertas imprecisiones a las 12:45 del viernes 26 de Febrero

Los vinos del Tirol del sur (Alto Adige)

cantina-terlano

En España solemos hacer mucha patria con los productos propios. El vino es uno de ellos, junto con el queso. La otra gran estrella de nuestras viandas tradicionales y por la que sentirnos orgullosos.

Es innegable que tenemos una industria alimentaria tremenda, de gran calidad. Esto creo que nadie lo duda. Pero no es la primera vez que frente a una botella de vino peninsular, alguien dice aquello de “tenemos el mejor vino del mundo”, haciendo un inconsciente brindis al sol. Y así damos por sentado una falsedad tremenda, como si los demás no supieran hacer lo que llevan haciendo toda la vida. Y a continuación de esta afirmación, apostamos por nuestra calidad (dejadme que me ría), muy por encima de la tradicional Francia como productora del mejor vino mundial. Y eso, menospreciando e ignorando a países productores tan tradicionales como Italia, Portugal, Alemania, Sudáfrica o Australia. Y así, sin darnos cuenta, estamos incurriendo en un chovinismo casposo e ignorante, falto de conocimiento y sin fundamento alguno.

No voy a ser yo el que hable de calidades y enfrente a países y producciones. No es la intención de esta entrada. Es más, no me interesa en absoluto. Hay gente mucho más preparada que yo para discutir este tema que a veces es vano en su simple planteamiento.

Al contrario, quería hablaros de Italia cómo país productor, y del Trentino/Alto Adige como gran zona productora. Una zona que llevo visitando en mis vacaciones de invierno durante los últimos 10 años y de la cual me he enamorado perdídamente. Una zona que me ha permitido descubrir una cultura y una forma de hacer vino diferente. Que en los últimos 100 años ha tenido que adaptarse forzosamente a un país nuevo y muy distinto, a una forma de vida casi opuesta. Y que casi vive como una isla de tradición austriaca en un país mediterráneo. Una zona, en definitiva, en la que la adaptación a los cambios vienen administrados casi por obligación.

dscf2069

Por situarnos. La región autónoma del Trentino/Alto Adige está situada al noreste de Italia. La región se divide en dos provincias, Trentino y Alto Adige. El Alto Adige es la provincia que nos ocupa en esta entrada y de la que vamos a seguir hablando a continuación. Es territorio fronterizo al norte con Austria, y hasta el año 1918 territorio perteneciente al imperio Austro-húngaro y ocupado y anexionado por Italia debido a la primera guerra mundial. Por lo que gran parte de las familias y pueblos son de origen austríaco, y por lo tanto, de tradición “germánica”. Por supuesto, el 70% de la población de la provincia es germano hablante. Se convive con tres idiomas, Alemán, ladino e italiano. La provincia tiene un régimen fiscal especial gracias a su situación y a que el territorio fue anexionado en los años veinte. Así, con esta breve descripción y dejándome muchas cosas por el camino, podéis evaluar las diferencias con los demás territorios italianos.

Tierra de contrastes. Profundos valles y grandes montañas de color rosa y anaranjado. Montañas de coral. Originalmente fondos marinos que se alzan por encima de 3000 metros. Un espectáculo visual incomparable al atardecer. No os perdáis las puestas de sol en este lugar y como se reflejan los colores en las rocas, ¡¡alucinantes!!

image_manager__img-slide_banner3

Clima alpino, muy frío en invierno y de insolación limitada, gracias a la dificultad del terreno y a las horas de sol invernales. Lo que limita y marca mucho el cultivo de la vid. Tradicionalmente de uva tinta, aunque el clima, latitud y orografía dicte lo contrario. Viñas casi en cualquier hueco del valle que también suben por las laderas del cañón que mucho tiempo atrás ocupó el río Adige. Aunque en los últimos años los cultivos se están transformando hacia la uva blanca por requerimientos lógicos del clima y la gran calidad y cuidado, casi mimo, de los terruños. Donde la calidad de estos vinos blancos es tan tremenda que es imposible no replantearse su labor. Tierra de uvas tradicionales y autóctonas como la teroldego rotaliano y la lagrein en tinto. Kerner y sylvaner en blanco. Donde por el contrario, la reina de todas es una casta blanca, la gewurztraminer. Ya veis cuantos contrastes en esta maravillosa tierra.

Aun así, no se dejan de vinificar otras grandes variedades como la cabernet sauvignon o la pinot nero (pinot noir o blauburgunder) en variedades tintas. O la chardonnay, sauvignon, pinot grigio (pinot gris) o la pinot bianco (pinot blanc o weissburgunder) en castas blancas. Aunque estas son un ejemplo de la variedad de uvas y vinos diferentes que podemos encontrar en esta parte del mundo.

Blick-Eppan-02

Tuvimos la grandísima suerte de visitar la Cantina Terlano. Una cooperativa con más de 250 cooperativistas que hacen vinos de calidad en Terlan, el pueblo que acoge la bodega. A unos 10 kilomentros al sur de Bolzano, la capital de la provincia. Nuestra anfitriona fue Renate. Una joven entusiasta trabajadora de la cantina que nos acompañó en la visita y nos mostró la tradición vitivinícola de la zona. ¡¡Vaya paradoja!! La tradición mostrada desde el sentimiento y la visión joven y los procedimientos de vinificación modernos.

Ese creo que es su secreto. Los directores y enólogos de la cooperativa han apostado en los últimos 20/25 años en elaborar vinos de calidad frente a las políticas de alta producción que reinan en las cooperativas tradicionales. No ha sido un camino fácil, como nos explicaba Renate. El control de calidad de las viñas de todos los pequeños majuelos de “los paisanos” ha sido fundamental. Así como el ayudarles a entender que por encima de la producción hay que primar la calidad. Seducir a esta gente para hacer ese trabajo ha sido muy difícil. Y prácticamente día a día tienen que seguir concienciándoles para que no se olvide. Tratar de persuadir a alguien que cuida sus viñas de una manera tradicional de que traicione a sus generaciones pasadas, no debe ser nada fácil. Traición a la tradición, en definitiva. Pero al final la cooperativa produce vinos excelentes en todos sus rangos de precios. Desde los vinos más sencillos, hasta los más selectos y caros, todos con una calidad tremenda y contrastada.02d01d59c3d749910d89a2230d3b5fb9

 

Y siempre respetando la tipicidad del terreno y la zona. Características dominadas por la acidez y mineralidad de las montañas de los Dolomitas. Por unos vinos blancos auténticos, frescos, completos y con un cuerpo inusual por la latitud en la que nos encontramos. Y unos tintos etéreos, elegantes, aromáticos, finos y suaves. Y en algún caso como la malvasía, incluso maduros. Tintos diferentes y con una línea muy marcada. Son más de 30 los vinos que se pueden degustar de esta bodega. La pena es que no da tiempo material a probarlos todos, y tenemos que confiar en Renate y su gusto. Y menudo recorrido nos hizo, tremendo.

ansicht-terlan

Me quedo a medio camino con esta entrada, porque no he podido hablar todavía de todo lo que quería. No os he podido comentar aún ningún vino de la Cantina Terlano. Así que me quedo pendiente de una segunda entrada hablando de lo que he probado y de lo que me parecieron sus vinos. Y por supuesto, contaros como es esta bodega por dentro, que me resulto muy interesante y diferente. ¡¡¡Una auténtica maravilla moderna!!!

Saludos desde el alucinante norte de Italia.

El Rubor de Orlando Lumbreras

Todo empieza en una idea, todo empieza en un sueño. Eso le pasó a Orlando Lumbreras. Apasionado del vino y al que al final no le quedó más remedio que meterse a viticultor, normal. Uno se enamora perdidamente varias veces en su vida. Quizás de varias mujeres, o quizás no, aunque esto pueda parecer extraño en un mundo monógamo. Pero a lo que me refiero, es que somos capaces de enamorarnos de cosas un tanto más efímeras. En este caso, de una uva, de un vino y de una tierra. De un sentimiento y una forma de interpretar el vino. Estas cosas quedan grabadas a fuego en el corazón de los apasionados.

Featured image

Una tierra con una conciencia propia, que se divide en tres provincias y que se une bajo una denominación, Vinos de Gredos. Un origen simulado, pero propio y ya adquirido por una panda de viticultores. Con una identidad única y con unos vinos imposibles de realizar en cualquier otro punto del planeta. Suelos, climas y microclimas, altura y cepas centenarias. Hay que currar la tierra, no hay otra manera de extraer el néctar. Las viñas no están preparadas para la maquinaria moderna. Mulillas, suelos descompuestos, parajes difícilmente accesibles. Y todo esto compone el sabor, la elegancia y singularidad de los vinos de Gredos.

Dentro de Orlando corre sangre que sabe a garnacha. Y sus lágrimas, sudor y saliva son de albillo. Todo esto es algo que sin duda pone en la labranza de sus majuelos. Entrega el alma, y casi la vida por sus viñas, con permiso de la familia, claro. Los ojos le brillan cuando habla de sus niños de cristal. Y a mí, cada vez que me cae un trago en la garganta del elixir, se me retuerce el cuerpo de placer. Me ruborizo al quedarme desnudo de regocijo frente a la mirada de Orlando mientras ratifica su creación.

terreno_fabula

Dos uvas representativas de un paraje, de una zona, de un sentimiento ancestral. De algo que se respira en las estribaciones de Gredos. Algo que va más allá del comercio de vino que lleva más de 150 años nutriendo para bien y para mal esta comarca. Dos uvas de raza, de carácter, y que aquí se reflejan sin artificios en vinos monovarietales. No lo tienen todo, ni son perfectas. Pero como le pasa a Orlando, poseen alma y corazón de sobra para atesorar personalidad.

Vinos tradicionales, sin “polvos mágicos”. Todo natural. Mucho trabajo en la viña para que el vino quede hecho. Para que cuando llegue a la bodega no sea más que sacar un mosto de calidad y que él solo muestre todo su potencial. Crianzas en barricas usadas de 3er año. Tampoco queremos sabores extras, solo lo que dan los suelos de Gredos. Ante todo mineralidad, fruta y pasión. Y una puesta en escena con etiquetas coquetas pero sin estridencias. Vino para beber y compartir, en definitiva.

Anakos02

A mí por cercanía y por afinidad personal y familiar, siempre me ha atraído esta zona. Descubrí hace años su nueva ola de vinos y viticultores. Y creo que con Orlando se eleva todo ese viaje. Tres vinos de tres zonas muy representativas de la(s) comarca(s). Cada garnacha con su carácter, cada botella con su personalidad. No dejéis de probar, pueden gustar o no, pero son únicos sin duda.

Anakos, 100% Garnacha de Rozas de Puerto Real y Cebreros

Anakos es un vino que refleja perfectamente los vinos de pueblo. Un vino turbio, sin filtrar, pero con el rojo carmesí de la garnacha. Evoca caramelos, piruletas y frutas del bosque. Y entra en la boca potente, con unos taninos jóvenes marcados. Buena acidez, frescura y frutos del bosque y frutos rojos bailando sobre la lengua.

Anakos03

Disfrutón, diferente y estupendo para copear entre amigos, con unas tapas o de chateo. Y con esa acidez, no cansa.

Groove, 100% Garnacha de Cebreros

Serio, contundente, potente. Enorme Groove. Garnacha más calida que las otras dos. Cebreros tiene una insolación y temperaturas mucho más agresivas, sobre todo en el verano. Brillante, granate oscuro. Con una nariz potente, llena de fruta y con unos bálsamicos tremendos. Y en boca es rotundo, enorme, sobresaliente. Acidez, cuerpo, taninos presentes y domados pero no hay molestías, largo. Vinazo.

Groove01

Comer con este Groove al son de sus revoluciones debe ser una pasada. Carnes o guisos, un buen cocido. Salivo solo de imaginarlo. Es una garnacha potente pero con aires de elegancia tremenda.

Punto G, 100% Garnacha de Navaredondilla

El perfume hecho vino. Sutil y dispar. No existe la homogeneidad que había en Groove, de lo cual me alegro personalmente. Más aristas, más matices, más femenino. Con todas las connotaciones que conlleva. Color aún más brillante, un rojo más poderoso. Una capa más baja. Una fragancia en nariz. Hay que oler este vino para saber lo que dice la montaña. Y como entra en la boca, como acaricia con todo maxificado con respecto a sus dos hermanos. Acidez mucho más afilada, taninos mucho más marcados. El raspón aquí se nota, y que el majuelo está por encima de 1100 metros. Viticultura de montaña en un clima duro.

puntoG02

Para mí un vino vibrante, interesante y potente. Un vino único. Que suerte de tener una botella en casa.

Gracias Orlando, un placer dejarme compartir contigo estas tres joyas. No voy a poder estar a tu altura periodística, espero que me disculpes. He intentado hacer esta entrada, al igual que tú tus vinos, desde el corazón.

También me teneis que disculpar, vosotros los lectores, por no publicar nada durante este tiempo. Compromisos, vacaciones y viajes. Prometo solucionarlo. Tengo en mente otros dos nuevos post, un monográfico de la zona de Gredos para intentar entender mejor sus vinos, y otra sobre un viaje a Italia. Espero que os guste este y los siguientes.

Saludos garnacheros.

Cava, espumosos y la Navidad

En estas fechas a la gente le apetece beber cava y/o espumosos en sus celebraciones. Estos vinos se identifican estupendamente con las fiestas y saraos. Es verdad que en el mercado, en las grandes superficies, se encuentran cavas de muchos tipos a precios muy competitivos. Normalmente estos cavas suelen ser de gama media/baja, por lo que predominan los gustos metálicos y el carbónico desenfrenado. Yo no los recomiendo.

feria-cava-valenciano-1024x681

Como son fechas especiales, en las que no nos importa gastarnos un poquito más, os invito a que os lancéis a comprar un cava “bueno” e interesante. Ya que en la cena de navidad ponemos toda nuestra atención y esmero para agradar a nuestros comensales, ¿Por qué estropear ese momento con un mal vino?

De siempre hemos relacionado el cava como un vino lleno de excitantes burbujas, donde los aromas y la calidad del espumoso quedaban en un segundo plano. Es divertido para abrirlo en celebraciones y cuando lo descorchamos, explota cierta felicidad en nuestras manos. Nada más lejos de la realidad.

El espumoso es un vino magnífico y estupendo para acompañar casi cualquier plato. Armoniza con todo tipo de viandas, y personalmente, prefiero beberlo durante la comida. Para el postre hay mejores vinos y mucho más agradecidos. Solo tenemos que elegir un buen espumoso para disfrutar de una buena mesa.

Quiero hacer una revisión un tanto rápida de unos cuantos espumosos, que personalmente, me parecen buenas opciones. No solo por la calidad de sus vinos, sino por la forma que tienen de elaborarlos. Estoy intentando buscar buena RCP, sin que los precios se disparen demasiado. Aunque si buscamos calidad, no debería importarnos pagar un poquito más de lo normal, las fechas lo merecen.cava

No quiero dar notas de cata, aunque si haré una alguna reseña rápida. Si queréis algún apunte sobre alguna referencia, no os cortéis, dejad un comentario y os lo intento responder.

Por supuesto la lista está hecha para intentar encontrar estos cavas, no quiero publicar vinos frikis, o difícilmente localizables. No son todos los que están y se me olvidará alguno que realmente merezca la pena. Pido disculpas si no he recordado alguna referencia o no la he considerado.

Botani Espumoso, es un espumoso dulce de moscatel de Alejandría. Quiero empezar con este vino porque quizás sea el que más difiere del típico espumoso seco. Excelente para postre o para empezar con algún entrante ligero. Logradísimo. Podríamos confundirlo por un moscato italiano. Está muy bien hecho. Para mí en estas navidades es un vino imprescindible.

botani_espu_web

Gramona (Imperial, Argent, 3 Lustros, Celler Batlle)  Gramona es una de las bodegas de cava más prestigiosas y que mejor hacen las cosas. Los cuatro vinos que pongo son espectaculares, pero tienen muchos más. Cada uno en su precio, me parecen una apuesta segura. Para mí, de los mejores elaboradores en Cataluña. Referencia en cavas.gramona-imperial-brut-gran-reserva

Parxet (Brut Nature, Titiana). Parxet está cerquita de Barcelona, en la DO de Alella. Es una bodega interesante, que ofrece cavas elaborados a partir de la variedad pansa blanca (Xarel.lo) a un precio muy contenido. Seguimos hablando de cavas de gran calidad. Muy recomendables los dos que pongo.

titianavintage

Juve & Camps (Milesimé, Blanc de Noirs, Reserva de la Familia) Bodega famosa sobre todo por sus cavas gran reserva y porque se pueden encontrar sus vinos fácilmente en grandes superficies. ¿Quien no ha visto su brut nature gran reserva en un Carrefour? Pero os dejo referenciados los vinos de esta bodega que posiblemente más me gusten. juve-y-camps-milesime

Raventós (Elisabet) La bodega hace unos años que está fuera de la DO Cava. Elaboran sus vinos como más les gusta y sin restricciones impuestas por el consejo regulador. Una filosofía única, especial y excepcional. Todos sus espumosos son un emblema. Pero quizás Elisabet, refleje casi todo con lo que la bodega se identifica. Gran RCP en este cava. Un cava superior en todo, gastronómico y vibrante.

raventos-i-blanc-elisabet-raventos-brut-gran-reserva

Recaredo (Brut Nature Gran Reserva) Recaredo es la apuesta por el terruño en los cavas. Ellos dicen, “El objetivo de Cava Recaredo es elaborar Cavas que expresen una personalidad, un estilo único y definido.” Parece que con esto está todo dicho. Este brut nature gran reserva es un espectáculo en si mismo. La tierra y la uva expresándose directamente en el vino. Mí bodega favorita de espumosos en Cataluña.cava-recaredo-brut-nature-gran-reserva-06

Agustí Torelló (Gran Reserva Torelló Brut Nature) O lo que es lo mismo, la tradición en una bodega. Cavas como los de siempre, o con el buen hacer de siempre. Un clásico que nunca muere y que no deja de crecer, o lo que es lo mismo, el clásico entre los clásicos. El buen hacer de una gran bodega.

agusti-torello-matagr

Llopart (Leopardi Brut Nature Gran Reserva) Llopart es hacer bien lo que ya se hacía muy bien. Es acertar siempre de pleno. Es tener un cava y una reputación detrás. Es apostar a caballo ganador. Este Leopardi es tener un vino excelente en una copa. Se sabe nada más servirlo. Y se certifica nada más probarlo.

llopart-leopardi-gran-reserva-brut-nature

Hispano Suizas (Tantum Ergo, Tantum Ergo Rosé,Vintage) Salimos de Cataluña y aterrizamos en Valencia. Y como aterrizamos. Con unos espumosos de una entidad bestial, de una calidad brutal y de una elaboración moderna y excelente. Probablemente me guste mucho el Tantum Ergo (chardonnay y pinot noir), pero los otros dos vinos son impresionantes también. Esta bodega requiere una cata pormenorizada. No puedo decir mucho más sin liarme la manta a la cabeza porque soy super fan de esta bodega.hispanosuizas-3-cavas

Pago de Tharsys (Gran Reserva) Otra bodega valenciana que está dando que hablar con sus espumosos. Hay que probarlos, sobre todo este Gran Reserva. De corte más clásico que los vinos de Hispano-Suizas, pero muy bien hecho. Apuestan por la parellada y la macabeo, pero sin quitarle identidad alguna a sus espumosos. El gran reserva es una experiencia.

01_pago_de_tharsys_brut_nature

Y hasta aquí esta review. Siento no poder extenderme más. Me gustaría hablar de todas las referencias, pero son muchas, tantas, y no tengo tiempo ni espacio en este blog. Si teneis alguna pregunta o sugerencia, os invito a que lo hagáis en los comentarios a continuación. Intentaré responder a todo.

Un saludo.

Vinos de Pueblo

Casa Aurora es la recuperación de unos viñedos y de una forma de trabajar que de otra manera se perderían. Se recuperán viejos viñedos de la Villa de Albares -Bierzo Alto- y se les devuelve su esplendor trabajándolos sin herbicidas, sistémicos, fertilizantes o pesticidas. Trabajo orgánico, artesano y manual, que dé como resultado unos vinos vivos que hablen del lugar en el que han nacido. No inventamos nada, hacemos lo que toda la vida se hizo en el pueblo.

De esta manera tan franca nos presenta Germán R. Blanco sus nuevos vinos. Vinos de su pueblo, vinos de viñas en peligro de extinción. Unos vinos que nacen desde la rebeldía contra el olvido, del amor a la infancia, a lo que siempre estuvo. Recuerdos de otros tiempos, recuerdos de gente que suponemos ya no están. Mezclando todas estos sentimientos, surgen estos vinos. Vinos de tirada ínfima, casi intima. Vinos para el disfrute de todos, pero sobre todo del que lo hace.

Germán nos presenta dos vinos, Poula 2013 (Vino de Pueblo) y La Galapana (Vino de Parcela). Los viñedos están enclavados en laderas a mucha altitud, parajes de altura. Las parcelas cuentan con multitud de variedades de uva mezcladas, compartiendo importancia la mencía, la garnacha y la garnacha tintorera. Las variedades blancas que encontramos en este coupage son la palomino, la godello y la doña blanca. Se elaboran parcela a parcela y Germán duda que consigan 1000 botellas este año.

casasmall

Seremos sinceros con vosotros, no hemos tenido todavía la oportunidad de probar los vinos todavía. Esta situación la vamos a resolver en breve. En el mismo momento que tengamos las botellas en las manos, no dudeis, que escribiremos el pertinente artículo. Iba a decir que estamos impacientes por catar. Pero realmente estamos impacientes por bebérnos lo que nos manden, disfrutarlo y pasar un rato divertido y tranquilo. Al final, para mí, es el objetivo de un buen vino.

botella1smalbotella2small

Nos sentimos muy afortunados de poder probar estos vinos. Estamos ante una producción cuasi ridícula, sobre 600 botellas de Poula y 300 botellas de La Galapana. Esperamos suscitar en vosotros las mismas ganas que tenemos nosotros por bebernos estos vinos.

Si os apetece tener en casa estos vinos, solo teneis que contactar con nosotros en nuestro twitter @uvaauvablog

Os mantendremos informados, saludos.

Cata desaforada

Hace unos días decidimos hacer una reunión unos cuantos amigos del desaforado, uno de los foros de Nevasport. Esta vez no quedamos para hablar de nieve, si no de vino, comida mediante.

La quedada fue en Burgos, en el bar/cafetería Fisco, en el local de Oskar, un forero habitual y amigo de todos. Personalmente quiero agradecerle que pusiera su local a disposición para que pudiéramos coincidir todos allí. Hay que tener en cuenta que el día del festejo caía en fiesta nacional, casi nada.

IMG_3249

Llegamos allí llenos de ilusión y con ganas de pasarlo bien. Y porque no decirlo, algunos para experimentar una nueva experiencia enogastronómica, era su primera cata. Para todos era un día importante, se notaba. Nos íbamos a conocer personalmente y se palpaba cierto nerviosismo en los asistentes según iban llegando al bar.  Por fin le pondríamos cara a todos esos nicks tan conocidos, pero sin figura reconocible.

Después de las presentaciones oportunas y de acomodarnos en las mesas, comenzó el acto oficial y por el que nos habíamos reunido, la cata. Estábamos en un punto de no retorno, ese en el que Alberto nos deleita con su saber sobre vinos y su paciencia con todos nosotros. En esta ocasión nos presentaba los vinos de la bodega Quinta Milú, vinos de la Ribera del Duero, y Altos de San Esteban, vinos del Bierzo.

Por lo que vi allí, a unos les gusto más que a otros, lógicamente. Lo que sí que hay que reconocer, es que Alberto lo organizó todo muy bien y Andrés le secundó a la perfección. Le imprime a su trabajo mucha ilusión y se nota. Hizo mucho ahínco en dar una cata amena y divertida, pero con tanta gente y con las ganas de charlar y conocerse, fue difícil. Me dio un poco de pena que al tercer vino ya pocos le escucharan, o esa sensación tuve. Supongo que no por desinterés, sino porque el vino ya hacía mella y las ganas de charlar con el compañero eran irrefrenables.

 

Chutney

Cada uno de los asistentes habíamos traído diferentes viandas. Decidimos sacarlas durante la cata, y así hacer una propuesta de maridaje, y no beber a palo seco. Después te puedes agarrar una buena cogorza con el estómago vacío.

La comida toda increíble.  ¡¡Vaya chutney el de Quione!! ¿Y qué me decís del pisto de Patricia? Tortillas de patatas maravillosas, buen jamón, cecina, anchoas del cantábrico y el atún de Sitxu. Unos buñuelos muy buenos, que estábamos en temporada. Mermeladas riquísimas que trajo Feli. Quesos, de todo.

Supongo que habría alguna otra cosilla que se me escapa y no vi, o no recuerdo. Pero por lo que se ve, en este asunto todos se lo tomaron bastante en serio, e hicieron todo lo posible por agradar. Sinceramente, fue fantástico el empeño que pusimos por traer algo rico.

chicos

A todo esto siguió una tarde estupenda en la que Uortar nos amenizo con un concierto de arpa y que nos dejo a todos con la boca abierta. Menudo broche para cerrar la tarde.

Quiero agradeceros vuestra compañía durante la cata y la comida. Y también quiero deciros que fue un día estupendo y que lo pase muy bien con todos vosotros. Un placer haberos conocido.

¡¡A ver si en breve lo repetimos!! ¿No?

Después teníamos una cena con unos amigos,  fue espectacular. Tenéis que visitar el huerto de Roque. En cuanto pueda hago una entrada comentando lo que probamos y como nos atendieron.

web-41

Comimos en esta increíble mesa. Como veis, tienen un buen gusto por la decoración. ¡¡Menuda cena!!

Mientras os dejo las fotos para que salivéis.

Alma Roja

El rojo simboliza vitalidad, coraje, optimismo, rabia, impaciencia, inconformismo, pasión. Estos son solo unos cuantos valores atribuidos a un color tan representativo de la condición humana. Creo que reflejan perfectamente parte del alma de Carlota.

almaroja

Carlota (Charlotte) es una forastera, como les gusta llamar a los foráneos por aquellos lares, que hace unos años se trasladó a vivir a Fermoselle, un pueblo zamorano perteneciente a la comarca de Sayago, y enclavado dentro del parque natural de Arribes del Duero. Trabajó y viajó por Francia, Italia y Sudáfrica para aprender de los mejores enólogos para posteriormente ejercer de enóloga en varias bodegas. Un día pisó esta comarca por recomendación de un amigo, y por cosas del destino y su alma inquieta, se trasladó a vivir y trabajar en esta tierra. Difícil tierra. Sobre todo para cuidar de sus uvas bajo la “locura” de la biodinámica y los tratamientos naturales.

Creo poder decir, si ella me lo permite, que Carlota se enamoró de unas viñas enclavadas en un lugar perdido, agreste y difícil en el mapa de la provincia de Zamora. Lejos de todo, pero mucho más cerca de la tierra y de su sentir. Estableció una conexión directa con un paraje prácticamente olvidado. Una tierra dura para que una mujer la trabaje, no por su falta de valor y coraje, si no por aquellas miradas rurales de menosprecio a su labor. Por sentirse observada y examinada, en todo momento, por el desconocimiento y la desconfianza que se genera en los pueblos y sus gentes hacia un forastero. Por esa España tan nuestra, la típica España profunda, la España berlanguiana de siempre y que nunca cambiará.

Charlotte-bodega-alma-roja

Sin embargo, sus vinos no reflejan la dureza de esta tierra, la dureza del clima y de sus gentes. Los vinos de Almaroja o del alma roja de Carlota, se revelan delicados y sutiles. Armados de capas muy diferentes, complejos y amables a la vez. Reflejan el campo en su etapa más bonita, la primavera y su sol a media altura. Muestran las flores y los insectos que revolotean alrededor, la miel. Muestran los sabores que un viñedo viejo puede pintar en un vino si se le trata correctamente. Retratan las bondades rurales de una tierra casi olvidada de nuestro mapa, perdida en los confines ibéricos, situada en el lejano Oeste español.

Pirita Blanco, D.O Arribes (malvasía (doña blanca), godello, albillo, puesta en cruz, verdejo colorado, moscatel de grano menudo) 6 meses sobre lías.

Amarillo pajizo, dorado. Bonito color, limpio. Flores blancas y frutas de hueso. Mucha intensidad, miel y quizás algún anís. Muy mineral, y muy bien hecho. Frutas y con gran volumen, glicérico. Persistente y largo. Una maravilla de blanco, no hay que pasar esta vida sin probarlo.

Pirita Blanco 2011 pro

Pirita Tinto, D.O. Arribes (juan garcía, rufete, bruñal, madrid tinta, tempranillo, bastardillo chico, bastardillo serrano, tinta jeromo, gajo arroba, verdejo colorado y otras) De 9 hasta 24 meses barricas de roble francés nuevas y usadas

Es un tinto realmente curioso. Diferente. Rojo picota, de capa alta y ribete púrpura. Al principio se muestra cerrado, algo de pegamento. Pero después se abre hacia el campo, hacia las flores y hacia las violetas. Frutos rojos, frutas del bosque y potentes bálsamicos. Fondo mineral y acidez muy correcta.

Pirita Crianza 2008 pro

Se bebe fácil, así que cuidado. Es un vino complejo, pero disfrutón. Y si le damos tiempo, vamos a descubrirle varias caras, a cual más interesante.

Charlotte Allen, D.O. Arribes (juán garcía) De 18 hasta 24 meses en barricas de roble francés nuevas y usadas

Potente, estructurado y complejo. Rojo picota, capa medio/alta. Ribete aún vivo y con poca oxidación. En la nariz intenso, elegante, rotundo. Fruta negra, y muchos balsámicos donde navegar. No tengáis prisa con este vino, dejándole estar un rato tranquilo oxigenándose lo vais a disfrutar mucho más. Buena acidez, potente, taninos golosos y gran mineralidad. Mucho volumen y recorrido. Muy grande.

Charlotte Allen 2009 pro

Me siento feliz de escribir esta entrada por Esther, mis sobrinos y por el maravilloso viaje que hicimos a los (las) Arribes del Duero. Un sitio maravilloso para visitar, que te devuelve toda la belleza de lo agreste que tiene la naturaleza. Pasamos unos días estupendos, descubriendo una tierra maravillosa, apenas domada por la mano del hombre.

También me siento feliz de escribir esto por Carlota, alguien con quien contraje una deuda y que con este texto entiendo que saldo solo a medias.

Pirita

Erase una vez en el Bierzo

Érase una vez, en un pueblo muy lejano del Bierzo… Así empiezan los buenos cuentos, y por eso os quiero hablar de algún buen vino del Bierzo que he probado y catado últimamente. Vinos de viñas relativamente jóvenes, pero que dan una calidad excepcional gracias a los cuidados de Germán y Honorino.cabecero_vinos

El Bierzo es una comarca leonesa situada al oeste de dicha provincia. Linda con Galicia en el oeste y con Asturias al norte. Esta disposición territorial le confiere un carácter especial. Próspera comarca minera antaño y luego en depresión durante décadas, ahora vive un pequeño resurgir gracias al turismo y al carácter rural de esta tierra.

Tierra de campo, con muchos recursos naturales para la ganadería y la agricultura. Clima suave y bondadoso para los cultivos, es una de las comarcas más grandes de España. De unos años hasta aquí, se vienen recuperando los viñedos tradicionales plantados en vaso. Una pequeña revolución, en la que la uva mencía está a la cabeza, que comparte con Galicia y Asturias, sin descuidar a mi amada prieto picudo, uva autóctona de León y que también se da por aquellos lares.

PerraGordaLogoNegro

Hoy quería dejaros una pequeña nota de cata de tres vinos que tuvimos la suerte de probar este último fin de semana. Tres vinos con la mencía como uva protagonista, pero siempre ensamblados con otras variedades, lo cual les confiere un carácter muy especial. Tres vinos de viñedos de altura, por encima de los 700 metros, y de parcelas y terrenos únicos.

Quiero hacer una nota aclaratoria, no soy un ortodoxo de las notas de cata. Me gusta más reflejar las sensaciones y/o emociones que me reporta el vino catado. No soy un entusiasta del lenguaje técnico e intentaré darle una vuelta un poco más emotiva a la descripción de los vinos que publiquemos en estas páginas.

 

La perra Gorda 2013 (80% mencía / 10% cabernet / 5% merlot) 6 meses en barricas usadas.la_perra_gorda_etiqueta

Color rojo muy vivo, joven a la vista. Ligera reducción en la nariz nada más abrirlo. Mucho ataque y astringencia en el primer sorbo. Cuidado, engaña. Hay que dejarlo tranquilo unos minutos, que abra y se exprese, que se desperece. Tras 10 min en la copa, y con la botella abierta, hay que darle al niño la confianza que se merece. Por supuesto, la cosa cambia, ya no es aquel niño llorón de hace un rato. Ahora ya es un joven alegre, dicharachero.

Paleta de frutas rojas en la nariz, se aprecia poca madera. En la boca es potente, afrutado, rico y con muchos caramelos de fresa. Toda la mala leche del principio se ha calmado, se ha vuelto un vino bondadoso, entero, resultón y divertido. Refrescante.

 

Altos de San Esteban, Viñas de Monte 2011 (80% mencía / 18% cabernet / 2% merlot) 14 meses en barricas usadas

SanEstebanViñasMonte

Dejo el vino un rato abierto, para que no pase como con su hermano. Dándole tiempo. Y cuando vierto en la copa, se hace grande. El color más apagado, aunque continúa vivo, con un bonito rojo rubí. Aquí se aprecia un carácter mucho más templado, sin perder la chispa.

En la nariz se muestra con todo su potencial. Fruta y más fruta. Muy aromático, frutas del bosque y rojas. Tostados muy suaves y con un fondo especiado, sutil. Muy definidos todos sus escalones. Se puede buscar mucho más, pero me gusta más disfrutar de un vino, de una fragancia, de un perfume. Perfumado sería la palabra idónea para describir lo que muestra este vino en la nariz.

Me lo llevo a la boca y me dejo acariciar. Astringencia contenida, acidez divertida. Unos taninos pulidos, pero de la uva, de hollejo, de raspón ¿Me equivoco Germán? Volumen pese a la acidez, ¿es que estaban reñidos estos dos parámetros? Y fruta y más fruta por toda la boca. Madera levemente marcada, sosteniendo todo el conjunto; poca, pero presente, como creo que tiene que ser.

 

Altos de San Esteban, Edición especial 2010 (80% cabernet / 20% mencía) 20 meses en barricas usadas.

 

altos-de-san-esteban-edicion-especial-2010-sanesteban-400x363

Carácter. Con esta palabra terminaría la explicación, pero me va a quedar un tanto seco y corto. De los buenos vinos me gusta hablar poco, intento hacer un esfuerzo. Todo lo que diga es para perder el siguiente sorbo.

Color más apagado, no tan vivo y con el ribete naranja, ciertos toques de oxidación a la vista.

En el fondo es una cabernet muy bien hecha, más divertida que las más clásicas. Ofrece otras cosas, cosas diferentes. Madera sutil, ligero láctico y comienza la pimienta y la fruta roja y negra a dar vueltas en la nariz. ¿Y el clásico pimiento verde de las cabernet? Yo localizo tomate más que pimiento, me agrada salirme del canon. Balsámicos, monte y regaliz. Profundo, elegante y divertido.

En boca es rotundo. Ataque moderado y astringencia a la altura que me esperaba, buena y rica. Acidez bien marcada, menos volumen que el anterior pero mucho más profundo, para beber tranquilo. Más vertical.

Aquí acabamos este corto viaje, pero seguiremos uva a uva probando vinos. Aquí y allá.

No os despisteis.

Saludos.

Jereces y alcachofas (receta)

Rodando y  rodando  llegamos a tierras gaditanas, tierras de calor, de sol, de armonía y de buenos olores. Olores a mar y tierra.

Una tierra de gente encantadora, donde se come de maravilla y se bebe gloria bendita.

Tierra de buen pescado y buena carne procedente del interior de la provincia. Y como no, de vinos espectaculares. Vinos que por sus características son únicos.

Sinceramente, yo no soy buena bebedora de vino tinto. Es más, no me gusta nada. Pero no  hago ascos al buen vino blanco. Y los vinos que realmente me tienen enamorada, son esos fantásticos vinos de Jerez y alrededores. Sobre todo el Cream de las bodegas Maestro Sierra, una delicia.  Vinos de gran personalidad y clase.

Vino-Cream-Maestro-Sierra-Fuego-y-Sal

Ya sé que hay vinos excelentes y grandes bodegas en el marco de jerez, pero como yo soy muy sencillita, me voy a quedar con el paladar de esta “modesta” bodega. La bodega Maestro Sierra. Una bodega pequeña y casi bicentenaria que aún sigue perteneciendo a la familia fundadora.

También tuvimos la suerte de visitar las bodegas Lustau. Una visita con degustación incluida. La visita fue rápida, pero la degustación estuvo muy bien. Sus vinos me parecen muy buenos, aunque prácticamente toda su producción se exporta, una pena.

Realmente, me da mucha pena que en España no se conozca prácticamente nada sobre unos vinos tan especiales, únicos en el mundo. La gran mayoría de estos vinos se exportan porque aquí no tienen un buen mercado. Todos conocemos el Fino y La Manzanilla de Sanlúcar, pero hay muchos más. Vinos de referencia en Jerez, que son grandes desconocidos fuera de Andalucía. Amontillados, Olorosos, Creams, Mediums y alguno más que no logro recordar. Y como no, el Pedro Ximénez que tanto me gusta utilizar en postres y dulces.

La verdad, quien no conozca el vino del marco de Jerez, no sabe lo que se está perdiendo.

OlorosoViejo

No quiero enrollarme mucho más. Espero que todo esto sirva a modo de pequeña presentación en este blog. Solo quería contaros que, aparte de enamorarme de estos vinos, también me enamore de los platos de Jerez. Platos elaborados con “mis” Jereces.

Aún recuerdo la noche que cenamos en La Carboná, os recomiendo este restaurante. Allí tuvimos el placer de deleitarnos con unos platos fantásticos. Una de estas viandas fué unas alcachofas con vino fino de la zona. Solo tengo una palabra para describiros el plato, MARAVILLOSO.

Hay platos que sólo con verlos, a una se le hace la boca agua. Os animo a echar un vistazo a la fotografía del plato para ver si tengo razón, o no.

Alcachofas salteadas con langostinos y vino fino

Alcachofas

¿A que se hace la boca agua? ¡Pues la receta es bien sencilla!

Necesitáis:

  •  2 Alcachofas cocidas, que no sean de bote,
  •  1 c/s Aceite de oliva,
  •  1 c/s Soja,
  •  1 Ajo, perejil,
  •  4 Langostinos,
  •  vino fino de Jerez,
  •  agua
  •  1 c/s de harina.

Precalentamos una sartén con aceite de oliva y echamos las alcachofas. Una vez doradas añadiremos el ajo. Unos segundos más tarde se le añade la harina y cuando tueste un poco echaremos los langostinos. Terminamos vertiendo la soja, el vino fino, agua y añadimos un poco de perejil.

Una vez reducida la salsa se presenta en un plato hondo.

Buon appetito !!